Coaching método contra el desempleo


Los alardes de triunfalismo de dirigentes políticos por el incipiente e inestable descenso del paro sientan como un puñetazo para la moral de la creciente bolsa de parados de larga duración. En el segundo trimestre de este año había 2,3 millones de personas que buscan empleo infructuosamente desde hace como mínimo dos años, lo que supone un 42% de los 5,6 millones de parados contabilizados por la Encuesta de Población Activa (EPA). Para ese colectivo, los canales habituales para encontrar trabajo son insuficientes y acaban recurriendo cada vez más a nuevas formas como el coaching.

Hasta ahora, esta disciplina que pretende orientar a personas o grupos y maximizar sus potencialidades estaba más enfocada a otros ámbitos como los directivos, las plantillas o los emprendedores. Pero la escalada de las cifras de desempleo desde que estalló la crisis tras el verano del 2008 ha incrementado los alumnos en paro en las sesiones que ofrecen los coach.

FORMAS DE BUSCAR EMPLEO / Los desempleados que suelen llamar a la puerta de estos asesores son los más machacados por la crisis. Por ahora, el coaching no aparece en la lista de los sistemas más utilizados por los parados para buscar trabajo, que está encabezada por los habituales contactos familiares, de amigos y conocidos, los portales de empleo en internet, las webs de las empresas que quieren ampliar su plantilla, las redes sociales, las empresas de trabajo temporal (ETT), las empresas de selección de personal, la prensa o centros de formación, según el último estudio de Infoempleo.

La estadística de la EPA no difiere en exceso de los recursos habituales de los desempleados para intentar volver al mercado de trabajo, con la peculiaridad de que el Servicio Público de Empleo (Sepe) tiene un peso mayor aunque a la hora de la verdad interviene en un porcentaje muy reducido de las ofertas para cubrir vacantes en las empresas.

Las estadísticas indican que los colectivos más desesperados a la hora de buscar empleo son los mayores de 45 años, los jóvenes y las mujeres, que en general tardan mucho más tiempo en reinsertarse en el mundo laboral, si es que lo consiguen. En alguna ocasión, ciertos especialistas laborales o políticos se refieren a estos colectivos como los integrantes del paro crónico o desempleados «que no encontrarán trabajo». En realidad es una simplificación del hecho de que la facilidad de encontrar un empleo se reduce a medida que se incrementa el tiempo que un trabajador está en paro.

EVITAR LA PALABRA PARADOS / Con esta pesada mochila llegan al coaching muchos de los desempleados en busca de una salida a su situación de bloqueo personal o, como mínimo, para mejorar su autoestima y lograr más seguridad para encontrar trabajo. «En primer lugar, preferimos no hablar de ellos como parados porque los deja todavía más chafados anímicamente. Para nosotros, son personas que buscan trabajo», afirma Hervé Felouzat, codirector del Centro de Coaching  de Barcelona.

«Es importante que las personas que acuden a nosotros estén abiertas a encontrar algo diferente y mejor», explica Felouzat, que añade que para lograr ese estado de ánimo es esencial «crear el clima propicio para que se abran al nuevo planteamiento» pero sin llegar a caer en algo parecido a una «conversación de colegas». «Nosotros facilitamos ese clima y esa apertura -añade- con técnicas adecuadas y un marco teórico». En casos determinados, recomiendan a los desempleados que acudan a un psicólogo como paso previo para tratar patologías como la depresión, que impiden que las técnicas del coaching sean efectivas.

La gran demanda de estas sesiones se hizo patente en una reciente sesión gratuita llevada a cabo por el centro de Coaching destinada a 100 personas a las que se hicieron entrevistas de una hora de duración por un equipo de especialistas durante tres días.

GESTIÓN DE EMOCIONES / La disciplina ha entrado ya también en el Servicio Público de Empleo, aunque a pequeña escala. El Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC) ofrece en las aulas activas de inserción la «mejora de las competencias de los participantes mediante técnicas de coahing laboral» centradas en la planificación del plan de inserción, la gestión de emociones, el balance de aptitudes y el liderazgo personal hacia la inserción laboral.

El Ayuntamiento de Barcelona también ofrece, a través de Barcelona Activa, cursos con técnicas de coaching con plazas limitadas que se agotan con rapidez. En uno de ellos, el programa ofrece «gestionar los cambios» mediante la identificación de las fases y la creación de un plan de acción personal.

Jorge Moscardó.
Coach Personal y Profesional
@jorgemoscardo
SKYPE: jmcoach.
Fuente: El periodico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s