Actitud


Actitud que nos generan bienestar

Se dice que la felicidad son momentos, que no es posible estar feliz todo el tiempo, y que hay que saber disfrutar de esos instantes en los que la vida parece casi perfecta. ¿Pero y la tristeza?.

Hablamos de emociones. Hablamos de actitud. A veces olvidamos que los momentos tristes o complicados, son eso, también momentos, y que no van a durar para siempre. Y es que, pese a que no podemos cambiar nuestras circunstancias, lo que sí podemos es afrontarlas desde diferentes perspectivas. Por norma general es una cuestión de actitud.

En algunos momentos podemos tener a nuestro lado, un amigo que da respuestas de ánimo por dispares que sean las situaciones más difíciles o que nos hacen empequeñecer.

De no poder contar con ese amigo que nos puede dar consejor de índole personal y “siempre positivo, nunca negativo”, el acudir a un coach  para la mejora personal y gestionar procesos de cómo dar una vuelta de rosca a esas situaciones complejas pero comunes, sobre las que alguna vez hemos pedido consejo a nuestros amigos, para afrontarlas de la mejor forma posible.

La primera premisa os la dejamos aquí y ahora, ACTITUD

Ahora veamos unas situaciones:

  • Rotura de la pareja:Uno de los grandes dramas y una de las experiencias para las que más pedimos auxilio a los demás es cuando nos han dejado. El primer nivel es que no lo focalicemos como primer tema para pasar a la aceptación de la situación, ejercitando la nueva situación sin comunicación con la persona que no quiere estar con nosotros. Otra de las ideas a tener en cuenta, desde la perspectiva masculina, es que “el tiempo es el mejor desinfectante para curar las heridas del alma, así que no tengas prisa ni te agarres a lo primero que pilles para olvidar, porque te estarás humillando”. Ánimo y adelante.
  • Tener un conflicto con un amigo, el ego y prejuicios: En este caso no se trata de olvidar, ni de pasar página (o sí, dependiendo de si se trata de una relación tóxica, que en las amistades haberlas haylas), sino de buscar apaciguar las cosas. “Olvida el orgullo, solo te separa más, que en lugar de despotricar en grupitos y por detrás, y dejar que el rencor al final nos afecta a nosotros mismos, recomienda “buscar un lugar tranquilo para hablar de lo que te ha molestado sin hacer juicios de valor sobre su persona. Explica también cómo te has sentido y cómo te gustaría resolverlo, controlando tu mirada, tu sonrisa y tu volumen de voz, para que no resulten agresivos. Y permite que tu amigo también se exprese”, seguro que así el conflicto se convierte sólo en un bache en el camino y no en un adiós definitivo. “las relaciones de amistad son como una semilla, si no la cuidas lo suficiente termina muriendo, todo es distinto cuando la riegas a diario, sufrirá los cambios de estación, pero jamás parará de crecer”, y es que a veces es más fácil quejarse que hacer algo por cambiar las cosas.
  • Afrontar los cambios:Nada nos da más miedo que los cambios, pero siempre olvidamos que los cambios pueden traer muchas cosas buenas. “Nuevos amigos, nuevas actividades, lugares que visitar, cultura, gastronomía. Cambiar también es empezar, y la idea de empezar de nuevo puede ser muy atractiva”. Su homólogo masculino insiste en esta idea, “también hay seguridad en la aventura y en lo excitante de la vida. En el movimiento hay vida y en el cambio reside tu poder”.
  • Perder tu trabajo:Algo que por desgracia se ha hecho demasiado común en estos tiempos es enfrentarse a la pérdida del empleo, pero ya se sabe, en los finales lo que hay que ver siempre son nuevas oportunidades. “Los problemas son grandes maestros que debes saber aprovechar, toma esta etapa en tu vida como aprendizaje, desarrollo y avance”. Lo mejor es aprovechar el momento para formarse, y por qué no “para realizar esas actividades para las que nunca tienes tiempo. Pon en orden tu casa, coge rutinas y nuevos hábitos de vida saludable. Y en cuanto hayas tomado un tiempo de relax y reflexión, vuelve a la carga de la búsqueda activa de empleo”, algo acabará por surgir.
  • No disponer de tiempo ante una reciente paternidad:Si hay momentos en los que tenemos más tiempo libre del que quisiéramos, a veces el problema es precisamente la falta de tiempo para nosotros mismos, o para compartirlo con quien queremos, como por ejemplo, cuando acabamos de ser padres. La idea que deja en el tintero Hermida es que “no por mucho tiempo que inviertas en un hijo, la atención es mejor”, frase que aclara Ramírez, “el tiempo no se mide por la cantidad, sino por la calidad. Puede ser que atravieses una punta de trabajo que te impida disfrutar de tu pequeño todo lo que te gustaría, pero sí puedes sacarle el jugo al poco tiempo que pases con él”.
  • La muerte de una mascota:Quién no ha tenido mascota, no lo entiende, y por eso, no todos tus amigos comprenderán por qué estás tan afectado, y es que como recuerda la psicóloga “la pérdida de una mascota puede ser tan dolorosa como la pérdida de una persona querida, llora y acepta el dolor que sientes”. Después de eso, su consejo es sencillo, “no debes comprarte otra por sustituirla, solo si te apetece volver a cuidar y tener un animal de compañía”. Y es que si las personas no son sustituibles, los animales, en ocasiones, tampoco, pero eso no quiere decir que el dolor no se vaya apaciguando.
  • Una enfermedad o lesión que ha provocado cambios en tu ritmo de vida:“afrontar tu nueva situación siendo consciente de tus virtudes y limitaciones, saber que tener una enfermedad no es el final, sino el principio. Aprende que lamentarte es perder el tiempo, y por lo tanto, no disfrutarás de aquellas cosas tan bonitas que nos tiene preparada la vida”. Quizás las cosas hayan cambiado, y en este momento tengamos que hacer algunas renuncias, pero seguro que hay otros aspectos de nuestra vida a los que podemos empezar a sacarles más partido.
  • No te llevas bien con la familia de tu pareja: No es que sea una situación triste, pero desde luego, sí que es complicada, y es que ya se sabe, el amor no es todo, y nuestros entornos influyen más de lo que quisiéramos en las relaciones de pareja. Por eso, saber afrontar de la mejor manera este contratiempo, puede resultar más decisivo de lo que parece. “No hagas reproches sobre su familia, no los comprenderá y te distanciarás de tu pareja”, lo mejor es comentar que “tenéis valores diferentes o pocos temas en común y que te gustaría compartir menos tiempo con ellos”, aunque tampoco está de más, que busques algún tema en común que sea menos conflictivo, porque está claro que parte de tu vida van a formar.

Jorge Moscardó

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s